domingo, noviembre 19, 2006

La vecina


A través de la pared
oigo tu parte peor,
y aún esa le da calor
a este corazón sin fe.

Oigo tu parte peor
y tu voz me gusta tanto
que me suena como un canto,
aunque grites de furor.

Converso con tu señor
y siento que es como yo,
en parte por eso no
le doy alas al amor.

No encuentro nada de malo
en soltar lo que uno siente,
pero la gente es ardiente
y enseguida coge el palo.

Si se lo cuentas a él
se va a enterar también ella
y se armará una querella
por un trozo de papel.

“Éste me tira los tejos
sólo porque vivo aquí...”
No es cierto, pensaba en ti
también cuando estaba lejos.

Y no me voy a morir
por no poderte abrazar,
pero tener que callar
no lo podía sufrir.

Por mí no tendrás problema,
desconocida paloma,
tómatelo todo a broma
y arroja al fuego el poema.

Soy un viejo prematuro,
sin dientes y sin cabello,
pero me queda un destello
de niño sencillo y puro.

Jamás te molestaré,
me conformo con tu cara
y tu voz cálida y clara
a través de la pared.

                    Chicho Sánchez Ferlosio

Chicho Sánchez Ferlosio y Amancio Prada


1 comentario:

Anónimo dijo...

este
es buenisimo me recuerda
a lo que yo siento por mi vrcino es algo maravilloso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...