domingo, noviembre 05, 2017

Parábola sobre el billar


No puede haber otro juego
tan cruel como el billar,
tres hombres en una celda
condenados a chocar.

Siempre es una bola blanca
la que ataca con afán:
la bola roja está roja
de los golpes que le dan.

¡Ay bola roja de sangre
que nunca quiere atacar!
¡Ay blanca bola de nieve
que la obligas a jugar!

El verde color del campo
se ha puesto triste de ver
que a la tierra malherida
no la dejan florecer.

Y todo porque a unos hombres
les parece diversión
lanzarle a la bola roja
disparos al corazón.

Carlos Álvarez

Luis Pastor

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...