viernes, mayo 06, 2016

Escucha, abandonada


Envuelta por el aire
de la mañana en fiesta
entre risas y músicas,
campanas y alegría,
olvídate del hombre
que hasta ayer te dolía
como una desventura:

canta, ríe, juega,
apuesta a no acertar,
para así acostumbrarte
a ese sabor amargo
que se llama tristeza,
y que aparece siempre
cuando el amor se va.
José Agustín Goytisolo

Paco Ibáñez


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...