sábado, agosto 05, 2006

Sorpresa


Muerto se quedó en la calle
con un puñal en el pecho.
No lo conocía nadie.
¡Cómo temblaba el farol!
Madre.
¡Cómo temblaba el farolito
de la calle!
Era madrugada. Nadie
pudo asomarse a sus ojos
abiertos al duro aire.
Que muerto se quedó en la calle
con un puñal en el pecho
y que no lo conocía nadie.

                    Federico García Lorca

Esteban Valdivieso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...