sábado, agosto 05, 2006

Elegía


La niña rosa, sentada.
Sobre su falda,
como una flor,
abierto un atlas.

¡Cómo la miraba yo
viajar, desde mi balcón!

Su dedo -blanco velero-
desde las Islas Canarias
iba a morir al Mar Negro.

¡Cómo la miraba yo
morir, desde mi balcón!

La niña, rosa sentada.
Sobre su falda, como una flor,
cerrado, un atlas.

Por el mar de la tarde
van las nubes llorando
rojas islas de sangre.

                    Rafael Alberti

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...