jueves, agosto 03, 2006

Ande yo caliente y ríase la gente


Traten otros del gobierno
del mundo y sus monarquías,
mientras gobiernan mis días
mantequillas y pan tierno,
y las mañanas de invierno
naranjada y aguardiente,
y ríase la gente.

Coma en dorada vajilla
el príncipe mil cuidados,
como píldoras dorados,
que yo en mi pobre mesilla
quiero más a una morcilla
que en el asador reviente,
y ríase la gente.

Cuando cubra las montañas
de blanca nieve el enero,
tenga yo lleno el brasero
de bellotas y castañas,
y quien las dulces patrañas
del rey que rabió me cuenten,
y ríase la gente.

Busque muy en hora buena,
el mercader nuevos soles;
yo, conchas y caracoles
entre la menuda arena,
escuchando a Filomena
sobre el chopo de la fuente,
y ríase la gente.

Luis de Góngora

Paco Ibáñez

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso,
¡también me río yo con éste!
Olmo.

Anónimo dijo...

Estaría bien poner cada verso en una línea.

Anónimo dijo...

Precioso

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...